Ir a contenido

Teniente Coronel Valenzuela

por Baraka GM
translation missing: es.product_price.badge.sold_out
translation missing: es.product_price.price.original €12,00 - translation missing: es.product_price.price.original €12,00
translation missing: es.product_price.price.original
€12,00
€12,00 - €12,00
translation missing: es.product_price.price.current €12,00

Don Rafael de Valenzuela y Urzaiz, nacido en Zaragoza, fue una persona estudiosa y políglota que ingresó en la Academia de Infantería, en Toledo, en 1897, de donde se graduó como segundo teniente (ahora sería álferez) en 1898.

De vuelta en África, Valenzuela es designado temporalmente jefe del Batallón expedicionario del Regimiento Extremadura nº 15, con el que se distingue en acciones como la toma de la Alcazaba de Zelman o el combate de Taxuda.

En septiembre de 1922 pasa a ser el jefe del Grupo de Regulares de Alhucemas, destacándose con la captura de un cañón rifeño, al frente de tres mías del 1er Tabor.

Llegado noviembre del mismo año, es destinado a mandar el Tercio (ya que Millán-Astray había dimitido del puesto por sus desavenencias con las Juntas de Defensa), donde, desde el primer momento dio muestras del mismo espíritu arrojado y valiente, unido a sus excelentes cualidades de organización y mando.

Encontrándose de permiso en Madrid, recibe noticias de los críticos combates que se están desarrollando en el Protectorado, por lo que regresa para estar al frente de sus legionarios.

Los combates se suceden, y, como siempre, una información poco o nada contrastada, indica que el lugar denominado Peña Tahurda está despejado de enemigos y es una altura dominante y tácticamente significativa para el paso del convoy a Tizzi-Azza (o Tizzi-Assa), posición necesitada (como siempre) de víveres, munición y, sobre todo agua.

Aun sospechando lo erróneo de la información, Valenzuela se prepara para la acción. Sus temores se ven confirmados al ser rechazados con severas bajas dos ataques a la bayoneta realizados por los Regulares.

Con el chapiri en la izquierda y la pistola en la derecha, y al grito de “¡A mí los valientes! ¡Viva la Legión!” se lanzó al asalto seguido de su plana mayor y el resto de sus legionarios, quienes, con cuantiosas bajas, se hacen con la Peña, permitiendo el paso del tan necesario convoy. Entre los primeros en caer en el asalto, rodeado de enemigos, estaba el teniente coronel Valenzuela, con un minino de cinco heridas de bala.

Su cadáver, recuperado al día siguiente al consolidar la posición, fue trasladado a la Península, donde recibió sepultura en la Basílica del Pilar, en su Zaragoza natal.

Dentro de las muchas honras que el caído Valenzuela recibió, se incluye la creación de la VII Bandera (en 1925) que lleva su nombre, y que forma parte del Tercio “Don Juan de Austria”, III de La Legión. Seguro que el Tcol Valenzuela estaría orgulloso del historial de los hombres y mujeres que han llevado y llevan su nombre a lugares tan distantes como Larache, Almería, Bosnia, Afganistán o R.D. del Congo, por citar solo algunos.

Contiene una miniatura del Teniente Coronel Valenzuela, una miniatura de corneta legionario y una miniatura de  legionario. Miniaturas en metal escala 28 milímetros heroico. Las miniaturas se venden sin pintar y sin montar en caso de no ser miniaturas de una sola pieza.  Peanas no incluidas.